Compartir
3 desafíos para cambiar tu vida
Desafiate a ti misma rompiendo tu rutina

A veces nos dejamos abatir por la rutina diaria y esto puede afectar nuestro estado de ánimo, ya sea por tener un trabajo que no nos satisface o por no contar con el tiempo que deseamos para hacer las cosas que nos gustan. Estar bien emocional y mentalmente es tan importante como estar bien de salud, por eso siempre es bueno que busques un tiempo para dedicarte a ti misma. Por esta razón te vamos a dar 3 desafíos para cambiar tu vida y que puedas enfrentarla desde otro lugar.

Haz algo distinto

A veces el miedo a tomar riesgos nos paraliza, porque salir de nuestra zona de confort no es nada  fácil. Pero es importante que te propongas sortear este obstáculo. Realizar algún viaje espontaneo, hacer alguna actividad original como algún deporte de riesgo o toma alguna clase que siempre hayas querido es lo más recomendable.

Viajar, conocer, explorar

Viajar es la mejor manera de cortar con el aire rutinario de vivir en la misma ciudad todo el año. Algunas prefieren planificar un viaje pero lo cierto es que resulta mejor ser espontanea. Tener la posibilidad de interactuar con otras culturas, conocer gente de otros países y compartir sus costumbres con ellos es un gran desafío y la mejor manera de vivir una nueva experiencia.

Hacer ejercicio

Aquí no tienes que viajar ni complicarte en la búsqueda de hacer algo nuevo, lo que sí es importante es tener disciplina. Puedes comenzar a hacer algún deporte que te guste, tomar clases de baile o alguna disciplina o actividad que te parezca divertida (como baile) o simplemente meterte en un gimnasio. Está comprobado que la actividad física diaria no solo es excelente para la salud física sino también para la mental y la emocional. Es una excelente manera de subir tu autoestima y cargarte de energía.

Es fundamental que siempre busques la manera de romper con la rutina y aproveches algún momento de la semana o incluso del año para cambiar de aire. Si no te das la oportunidad de lograr esto, serás mucho más vulnerable a la frustración, lo cual va a repetir en tu estado de ánimo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta