Compartir
cuidar la piel

La depilación, la sea con cera o con cualquier método, puede dañar la piel a lo largo del tiempo por eso siempre es bueno tomar algunos recaudos para que ésta no se lastime. Por ejemplo, antes de la depilación siempre conviene exfoliarse muy bien las zonas a depilar con el fin de eliminar la piel muerta obteniendo así una piel más limpia. Lo más adecuado es realizar esta tarea al menos dos veces por semana durante la ducha, y cabe destacar que en el mercado existen muchos accesorios como guantes, esponjas y cremas para realizar este trabajo de manera profesional.

Una de las razones por las cuales es importante realizar esto es que cuando la piel está limpia, serán muchos menos los vellos que queden atrapados bajo la piel. Al mismo tiempo, una buena manera de abrir los poros antes de depilarse es con una ducha caliente, de este modo dolerá mucho menos y será más eficaz. También hay algunas cositas que puedes hacer luego de que te hayas depilado. Por ejemplo, una ducha de agua fría sobre la zona depilada calmara el ardor de la piel y cerrará los poros; inclusive puedes aplicarle hielo. También sería bueno que te apliques cremas hidratantes para que la piel no quede reseca.

Compartir
Artículo anteriorTipos de esmaltes para uñas
Artículo siguienteBolsos para uso diario
Editora, escritora y fanática de la belleza, el cuidado corporal, la gimnasia y las dietas. Me gusta estar informada y compartirlo con la gente de mi querida comunidad.

No hay comentarios

Dejar una respuesta