depilación con luz pulsada
Magali

Editora, escritora y fanática de la belleza, el cuidado corporal, la gimnasia y las dietas. Me gusta estar informada y compartirlo con la gente de mi querida comunidad.

En la depilación con luz pulsada lo que nos hacen es aplicarnos un gel en la piel el cual casi siempre estará muy frío y después se coloca la cabeza del aparato siguiendo un recorrido determinado por la zona a tratar. Cuando se termina, el experto nos pondrá una crema que hidrate y calme la irritación y enrojecimiento.
A la mayoría de las chicas les asusta el tema de que la depilación con luz pulsada duela, pero aquí vamos a revelarles el secreto para quien sea que esté leyendo.
En realidad, no les vamos a mentir, dependerá del lugar del cuerpo que se trate y de la cantidad de vellos que tenga la persona ya que deberá usarse mayor intensidad de luz para poder extraerlos de raíz o bien debilitarlos.
Otro aspecto a tener en cuenta es conocerte a ti mismo en cuanto al dolor que puedes llegar a soportar. Cada uno se conoce así mismo así que deberías saberlo. En un par de sesiones y en ciertas zonas sentirás una molestia casi imperceptible, como si te dieran una milésima parte de corriente eléctrica en cada poro, esto a veces se torna bastante irritante.
En otras sesiones te aseguramos que estarás más canchera y ya no sentirás tanto dolor, con lo cual el tratamiento comienza a ser un placer.

Motivos para hacerlo

La verdad es que vale la pena hacerse la depilación con luz pulsada. La mayoría de las chicas poseen pieles demasiado sensibles, de manera que hacerse algo así la irritarán menos que antes cuando se afeitaban de manera convencional.
Esta es una de las grandísimas ventajas a tener en cuenta. Nos evitaremos herirnos la piel con la piedra pómez o con la pincita de depilar. Cuando el vello comienza a hacerse un granito interno, es decir, a encarnarse entonces será una sensación sumamente molesta.
Con la depilación con luz pulsada la piel lucirá suave, tersa al tacto y además siempre estarás presentable ante cualquier ocasión. Es bueno tener en cuenta todos estos consejos que te estamos dando para que puedas decidirte por uno u otro tratamiento que tengas en mente.
Hay que tener ciertos cuidados antes de someternos a algo así. Por ejemplo, necesitarás afeitarte la zona a tratar dos o tres días antes que vayas a visitar a la persona que realice la sesión para que el vello esté corto y en crecimiento, esto se hace porque será mucho más fácil aplicar el método.

Deja un comentario