Exfoliantes caseros para el rostro
Magali

Editora, escritora y fanática de la belleza, el cuidado corporal, la gimnasia y las dietas. Me gusta estar informada y compartirlo con la gente de mi querida comunidad.

Los exfoliantes caseros para el rostro son mucho más recomendables que aquellos que podemos comprar en las farmacias o tiendas especializadas, ya que al tener ingredientes naturales no son agresivos. Precisamente uno de los problemas con los exfoliantes de marcas es que si bien son muy efectivos, pueden ser un poco agresivos en su acción y si tienes la piel del rostro muy sensible, pueden afectarte.

Hay diferentes recetas de exfoliantes caseros para el rostro que son económicas y pueden hacerse con ingredientes que seguramente vas a encontrar en tu casa; te vamos a dar algunas de las recetas más usadas y efectivas.

Limón

El limón es uno de los ingredientes más utilizados cuando se trata de la cosmética  porque tiene propiedades exfoliantes muy beneficiosas para el cutis y especialmente e muy efectivo para quitar manchas de la piel.

Lo ideal es hacerse una mascarilla por las noches que lleva el jugo de medio limón y 3 cucharadas de azúcar. La aplicación se realiza en el rostro de forma circular y si el olor a limón te parece muy fuerte, puedes cortarlo con algunas gotas e té verde.

Miel y semillas de Lino

La miel es uno de los productos más usados como exfoliantes caseros para el rostro porque resulta ideal para eliminar impurezas.  La receta más recomendada es mezclar la miel con medio vaso de agua tibia y polvo de semillas de lino lo que formara una especie de pasta.  Lo ideal es que la coloques un par de horas en la heladera y luego te la apliques por las noches, al igual que la anterior, con movimientos circulares.

Café

El café es más conocido por usarse para combatir la celulitis, pero también tiene muchas propiedades exfoliantes. Lo más recomendable es mezclarlo con algún tipo de crema para el rostro que tengas o incluso también es ideal para usarlo en todo el cuerpo. Se recomienda que uses el café ya utilizado (no tires el café de la mañana) y que lo mezcles con tu crema de todos los días.

Deja un comentario