Compartir
infidelidad en la pareja
La infidelidad en la pareja es una idea que sobrevuela en todas las relaciones

La infidelidad en la pareja es uno de los temas más recurrentes en un matrimonio o noviazgo, no necesariamente porque esto pueda ocurrir, sino porque está latente en el aire. La posibilidad de engañar o ser engañados puede depender de la voluntad a la fidelidad que tenga la pareja, no obstante existen diversas hipótesis al respecto. Incluso se han hecho varios estudios psicológicos y hasta científicos para saber si tiene algo que ver con nuestra genética.

Preguntándole a la ciencia

Muchos comportamientos inexplicables tienen su raíz en la genética, pero ¿la infidelidad también?.

En la universidad de Queensland en Australia se realizó un estudio con el fin de observar la relación entre la infidelidad y un posible desequilibro de la hormona antidiuretica. Debido a que esta hormona tiene un efecto directo sobre ciertos comportamientos sociales destacando la empatía y la atracción hacia otras personas, existe la posibilidad de que, si se produce un desequilibrio, el comportamiento sexual de las personas se vea afectado. Por ahora, solo una teoría.

¿Mal hereditario?

Culpar a los padres de los problemas de comportamiento propios en la adultez, es uno de los deportes favoritos del ser humano, y si bien es cierto que nos vemos condicionados desde pequeños al ambiente en el que somos educados y criados, no se puede decir a ciencia cierta que la infidelidad en la pareja sea hereditaria. Por ejemplo, en la Universidad de Nevada USA, Se realizó una encuesta a 500 estudiantes en donde:

  • El 66% respondió que sus padres habían sido infieles en su matrimonio, y ellos también en sus parejas.
  • El 20% contestó que nunca fueron ni serían infieles precisamente porque sus padres lo fueron en su matrimonio.
  • el 14% restante no contestó.

La conclusión queda a criterio de cada uno, ya que en el caso del 20% de los estudiantes queda claro que se vieron afectados por un comportamiento específico de sus padres, entonces ¿el 66% también?.

Aburrimiento y ¿Falta de amor?

El primer juicio que hacemos ante una infidelidad en la preja, casi por acto reflejo, es que se acabó el amor, y esto no siempre es acertado. Muchas veces la infidelidad se da por aburrimiento y monotonía en la vida de pareja, y cualquier experiencia que rompa esa estructura parece ser emocionante. Es cierto que en muchos casos “la rutina de pareja” puede parecer una excusa, pero hay personas que no se logran adaptar a ella y buscan fuera lo que no encuentran (o lo que perdieron)  adentro, esa sensación de emoción. En cualquier caso esto no quiere decir que no amen a su pareja, sino, que están priorizando sus necesidades personales por sobre las necesidades de la pareja, y ese es precisamente el error que se debe corregir.

No hay comentarios

Dejar una respuesta