Compartir
placa bacteriana
A todos se nos forma la placa bacteriana, por eso es importante cuidar la salud dental.

La placa bacteriana es una película que está compuesta por azucares y bacterias y se adhiere a los dientes y es la causa de la formación de caries y las enfermedades en las encías. Es importante que tengas en cuenta que si la placa bacteriana no es removida todos los días, ésta se convierte en sarro.

Las bacterias se desarrollan utilizando los residuos que provienen de las comidas y bebidas que consumimos todos los días, además de nuestra saliva y atacan nuestros dientes después de que ingerimos nuestros alimentos, por eso es tan importante lavarse los dientes debidamente luego de cada comida.

Algunos problemas que derivan de la placa bacteriana son

  • Caries
  • Gingivitis
  • Periodontitis

Hay algunos remedios caseros que pueden ayudarte para eliminar mejor la placa bacteriana aunque por supuesto siempre debes tener como rutina diaria, una higiene bucal completa con el cepillado de dientes, hilo dental y algún enjuague bucal anti bacteriano.

Te vamos a dar dos alternativas para que pruebes en tu casa:

  • 2 cucharadas de semillas de girasol
  • Dos cucharadas de té de flor de tilo
  • ½ litro de agua

En una ollita colocas todos los ingredientes y los colocas a fuego moderado hasta que hierva y luego lo dejas enfriar. Colocas toda la mezcla en una botella con tapa y la usarás para cepillarte los dientes diariamente.

Para la otra alternativa, estos son los ingredientes:

  • ½ litro de agua
  • 50 gramos de harina de nuez

Al igual que en el caso anterior, en una ollita colocas el agua y harina de nuez y revuelves hasta que se integre. Luego colocas la mezcla a fuego lento hasta que hierva y tendrás como resultado una pasta con una consistencia similar a la de cualquier dentífrico. Almacénala en algún frasquito con tapa, y la usarás 1 vez por semana para cepillarte los dientes.

Como mencionamos, es importante que cuides tu higiene bucal ya que la mayoría de las enfermedades de la boca son consecuencia de bacterias que se alojan entre los dientes. A su vez, debes visitar al odontólogo al menos unas dos veces al año, especialmente para realizar una limpieza mucho más profunda.

No hay comentarios

Dejar una respuesta