Compartir

La vaginitis atrófica a la que también se la conoce solo como vaginitis se produce a través de una disminución de la lubricación natural y el adelgazamiento del tejido. En muchos casos se relaciona con una disminución en los niveles de estrógeno comúnmente después de la menopausia.

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Ardor al orinar
  • Flujo vaginal leve
  • Sensaciones de dolor, ardor y picazón en la vagina
  • Dolores durante la relación sexual.

El estrógeno es una hormona fundamental para mantener los tejidos lubricados y precisamente es el encogimiento de éstos los que causan la resequedad que deriva en inflamación y dolor vaginal. Hay diferentes causas por las cuales se puede producir está disminución en los niveles de estrógeno, algunas de ellas tienen que ver con:

  • Consumo de medicamentos u otras hormonas como parte de tratamiento de enfermedades tales como cáncer de mama, infertilidad, endometriosis o miomas uterinos.
  • Quimioterapia o radioterapia en el área pélvica
  • Ejercicio riguroso
  • Altos niveles de stress
  • Depresión
vaginitis atrófica
La viginitis atrófica es un problema que afecta a muchas mujeres en diferentes edades

Cabe destacar que esta es una enfermedad que ocurre en mujeres jóvenes que han atravesado algún tipo de cirugía ginecológica, especialmente cuando se deben extirpar los ovarios. Así mismo, muchas mujeres presentan vaginitis atrófica inmediatamente después de dar a luz o durante la lactancia siendo que son momentos en que los noveles de estrógeno sufren una disminución.

Algunos otros factores que pueden derivar en esta enfermedad tienen que ver con el uso de productos higiénicos tales como jabones, lociones, detergentes e incluso por el uso de tampones. Otros casos están más relacionados a un tabaquismo severo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta